Concurso de Cuento Ramón de Zubiría

Agosto 24, 2020
Generales
Imagen destacada

El Concurso de cuento Ramón de Zubiría, es una iniciativa de María Cristina Vega y Jorge Franco que nació con el propósito de rendir homenaje a Ramón de Zubiría para perpetuar la vocación de una figura emblemática en el campo de la cultura, el saber y la academia de la Universidad de los Andes.

Con la muerte de Ramón, el 3 de julio de 1995, nació lo que poco tiempo después se convertiría en su legado. Fue en febrero de 1996 cuando se abrió por primera vez la convocatoria del concurso a toda la comunidad Uniandina. En esa ocasión llegaron 127 cuentos, firmados con pseudónimos. Desde entonces, Jorge y María Cristina, abren la convocatoria, nombran a los jurados y comparten, con más de mil participantes, su amor por la escritura, grabando la imagen de Ramón de Zubiría para la eternidad.

La versión XXV del Concurso sigue abierta hasta el 31 de agosto de 2020 y en el marco de esta convocatoria quisimos conversar con una de sus creadoras, María Cristina Vega, quien nos contó un poco de la historia de este concurso y sobre la importancia que ha adquirido en Colombia.

¿Quién fue Ramón de Zubiría y, por qué es importante? 

Ramón de Zubiría, un humanista por excelencia. Nació en Cartagena (1922), se graduó en Lenguas Romances de la Universidad de John Hopkins en donde fue profesor. Recibió el doctorado Honoris Causa de las universidades de Guadalajara y Cartagena. Miembro de la Academia Colombiana de la Lengua, hizo parte del Comité de los 21 de la ONU, del Consejo de educación superior de las Américas, de la Asociación Internacional de Universidades (París), de la Fundación para las artes (Nueva York), del Consejo Asesor de la OEI (Madrid), del Comité editorial del Bando de la República, del Consejo Directivo del Instituto Ser y del Instituto Caro y Cuervo. Secretario Ejecutivo de la Comisión Fulbright en Colombia, vicepresidente de la Asociación colombiana de universidades, embajador de Colombia en los Países Bajos y presidente de la Fundación Teatro Nacional.

En relación con la Universidad de los Andes, se incorporó en 1955 como profesor de Humanidades, Literatura Española y Estilística de la facultad de Filosofía y Letras. Fue decano de estudiantes, vicerrector y rector. La Universidad lo nombró profesor emérito y se retiró en 1993. Falleció dos años después, cuando se dedicaba a innumerables empresas culturales como el Pasado en Presente con Abelardo Forero Benavides, el Teatro Nacional, su tertulia y la estructura del Ministerio de cultura.

¿Cómo nace el Concurso de cuento Ramón de Zubiría? ¿Quiénes fueron sus gestores? 

Cuando murió el Maestro, el ingeniero Jorge Enrique Franco y yo, María Cristina Vega, egresada de Filosofía y Letras, buscamos la forma de hacerle un homenaje y, a la vez, perpetuar su memoria. De esta forma, decidimos crear el Concurso de cuento Uniandino Ramón de Zubiría y, para llevarlo a cabo, recibimos el apoyo de la junta directiva de la Asociación de egresados de la Universidad de los Andes (Uniandinos), con su presidente, Tirso Quintero y, en esta forma, logramos incorporar el Concurso dentro de la gestión cultural de la Asociación. Acto seguido, redactamos el reglamento y, formalmente, convocamos la primera versión del concurso para mediados de 1996, con el apoyo de Uniandinos y, el Tiempo con su subdirector de las Páginas Dominicales, Jorge Restrepo.

¿Cuál es el objetivo del concurso? ¿Qué busca promover? 

Es claro que el objetivo del concurso es perpetuar la memoria de nuestro insigne profesor de humanidades y literatura, Ramón de Zubiría. De igual forma, pretendemos estimular la creación literaria y de manera especial, la narrativa de todos los miembros de la Comunidad Uniandina Extendida, es decir, egresados, profesores, estudiantes, afiliados a Uniandinos y sus familiares.

¿Cuál es su papel dentro del concurso? 

Jorge Enrique Franco y yo, María Cristina Vega, nos encargamos de seleccionar los miembros del jurado de cada versión y, revisamos en detalle cada convocatoria, sus resultados y el texto que recoge la memoria anual del concurso, con la colaboración de la División de Arte y Cultura de Uniandinos.

img

¿Cómo ha sido la evolución del concurso? 

En realidad, la estructura del concurso no ha evolucionado, porque hemos mantenido las sugerencias que nos dieron Germán Arciniegas y Jairo Aníbal Niño, en el sentido de no alterar sus directrices para poderlo conservar. En cuanto a la temática, la narrativa de cada año corresponde a las ideas relacionadas con las inquietudes que cada participante quiere plasmar y, aunque su obra no sea de gran factura estilística, por supuesto que, representa la misma evolución que muestra la narrativa latinoamericana contemporánea.

¿Cuáles son los logros o experiencias positivas del concurso durante estos 25 años? ¿Cuál es su aporte a los participantes? 

En estos 25 años, el concurso ha tenido logros y experiencias maravillosas. Es el único certamen de narrativa en Colombia que ha llegado a los 25 años consecutivos y sin interrupción, durante los cuales se han recibido más de 2.000 cuentos. Los miembros del jurado de cada versión, han sido personajes de la cultura que han trabajado con empeño y responsabilidad para dar su veredicto, en forma libre y sin presiones de alguna índole. Han sido colombianos y extranjeros, humanistas, literatos, poetas, escritores, científicos, académicos y diplomáticos que, nunca han rechazado la designación, porque se sienten honrados por la distinción que representa, participar en este certamen de la cultura uniandina. Algunos de los participantes han encontrado gratificante la actividad literaria y, se han dedicado a promover tertulias, actividades literarias y, por supuesto, escribir novelas con singular éxito. En general, todas las personas requieren un impulso para iniciar su cuento… El concurso de cuento Ramón de Zubiría ha facilitado que algunos autores hayan encontrado el encanto de narrar incluso, muchos profesionales de carreras técnicas. De igual forma, dado que la Universidad corresponde al estudio del Universo en todos sus ámbitos, todas las carreras tienen impreso el sello humanista y sus propias actividades en forma transversal. Por este motivo, el uniandino, alimentado de la fuente del saber, es proclive a resaltar y revivir el humanismo que recibió en su respectiva facultad, por medio del maravilloso encanto que produce la creación literaria individual que plasma en su respectiva narración.

¿Por qué es importante la escritura en la vida de las personas?

Escribir las experiencias propias y ajenas es una forma de crear historia, expresar un testimonio que sea útil para las generaciones venideras, en el ámbito literario y, como hilo conductor de nuestra vivencia histórica como sociedad.

La versión XXV del Concurso de cuento Ramón de Zubiría, está abierta hasta el 31 de agosto de 2020, puede consultar sus bases de participación aquí.